lunes, 9 de mayo de 2011

Fe de Erratas y un adiós a la pausa

Pues bien, después de meses de ausencia, de mantener en pausa todas mis experiencias en aquellas gélidas tierras rusas, pues he vuelto a las andadas. Podría poner cualquier pretexto al porque no continué actualizando el blog más seguido, sobre todo el clásico "no he tenido tiempo", pero no es cierto, siempre hay tiempo para todo, solo hay que organizarse bien, más bien fue cuestión de desidia, tampoco puedo prometer que no lo volveré a hacer, pero mientras tanto disfrutemos estos breves lapsos de lucidez y de inspiración.

Antes de continuar, me gustaría dar una pequeña fe de erratas respecto a mi entrada acerca del Banya ruso, la regué un poco respecto a las temperaturas, pero es que también es difícil tomar un buen parámetro cuando no estás expuesto a ellas, afortunadamente, mi amiga Masha rápidamente me corrigió, pero apenas lo plasmo por acá.

El chiste es, que las temperaturas del Banya superan cualquier expectativa que tenía, Masha me comentó que un Banya a menos de 80°C es frío! y luego al corroborarlo en diversos lugares en internet, efectivamente, un Banya tranquilamente supera los 93°C! a veces me cuesta trabajo comprenderlo, pero tiene mucho sentido, y ya comprendo porque ese ardor de ojos y de cabeza, realmente está criminal el contraste, así que al darme la vuelta a la nieve y de regreso, estuve pasando de temperaturas de 90° (por verme conservador) a -20°C, o sea 110°C de diferencia en tan solo cuestión de segundos! no cabe duda que el cuerpo humano es una maravilla en todo este asunto de la homeostásis.

Por ahora terminaré esta entrada, espero ingresar otras en poco tiempo, por un lado incluyendo las que me faltan de Rusia y Ucrania, en las cuales están involucradas algunas otras aventuras en Kazan, en Moscú, en Kiev y en Mariupol, solo espero no me gane la nostalgia caray =)

1 comentarios:

Tania dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario